Loading...
You are here:  Home  >  Ideario y Objetivos

Ideario y Objetivos

Releyendo las palabras escritas hace tres años y medio, cuando nació Perspectivas Políticas.Info, me doy cuenta que no hay nada muy novedoso que agregar al respecto . Que haya modificado su diseño no implica que haya variado sus valores y principios. Estos siguen intactos, y ese es tal vez el triunfo o “éxito” de este humilde espacio. Podría sintetizarlo así: Nos lavamos la cara, pero no nos lavamos las manos…

No tiene mucho sentido describir un único objetivo porque en cada uno de nosotros se van regulando los ímpetu, para alcanzar esas metas interiores que, mal o  bien, todos acunamos dentro.

En lo profesional, lo que pretendo es simplificarles la compleja tarea que es desentrañar esta maraña de sucesos, errores y aciertos, que mantienen al país en un estado de tensión constante, de crisis, casi podríamos decir perpetua. Llegar hasta todos aquellos que se interesan por lo que nos pasa o deja de pasarnos, y a quienes no entienden demasiado de qué trata este juego muy parecido a un rompecabezas, donde todas las piezas aparecen sueltas y mezcladas sin un mínimo de criterio.

Es pues la misión de PP.Info, ir ubicando esas piezas para lograr una visión completa y definida de la Argentina. Y en el mejor de los casos, hacerlo respondiendo los por qué, los quiénes, los cómo, hemos llegado a este presente tan incierto. De que manera, el granero del mundo aparece hoy, frente a nuestros ojos, saqueado, maltratado, perdido, y lo que es más penoso aún: diezmado y dividido.

A través de los métodos implementados por la ciencia política  y de la proyección histórica sin interpretaciones antojadizas ni vanos fanatismos, se irá analizando -semana a semana-, el teatro dónde nos ha tocado interactuar, ubicando en su justo lugar a elenco y protagonistas. Hoy, nos estamos enfrentando a dos Argentinas sustancialmente distintas: la real y la del “relato”. El análisis político busca resolver, precisamente, la dialéctica entre ellas.

En una nota reciente, comentaba que hay momentos en una sociedad donde las cosas se trastocan de tal manera que es muy difícil rearmar el rompecabezas. En ese preciso instante parece haberse detenido el reloj de los argentinos.

 El presente es indefinido, el futuro incierto, y el pasado es una historia que debiendo reconocérsela como propia, en cambio, nos resulta ajena. Se ha producido un secuestro del ayer, y los hechos, los protagonistas casi no se pueden reconocer”. Así, el objetivo de última es definir el presente, develar el futuro y rescatar el ayer.

En Argentina, cada día resulta una aventura. Lo que en otros sitios duraría años, acá transcurre de la noche a la mañana, con una intensidad únicamente explicable a través del estudio sistemático, la observación severa de los hechos, y de nuestra particular forma de adentrarnos en la política y vivirla.

No se pretende dictar cátedra, no hay dueño de verdad absoluta revelada, más aún en un contexto donde todo es cada vez más relativo. Es sabido que vivimos a un ritmo raudo, presuroso, y que aunque intentemos, es difícil salir totalmente ilesos de este escenario planteado como una sucesión de batallas. Todo es blanco o negro. La tarea es, pues, descubrir los matices, sus implicancias, causas y consecuencias.

En otras palabras, se está poniendo el pecho a las balas, no por valiente, sino por estar convencida que vale la pena hacerlo. Concuerdo con Mark Twain: la aventura puede ser loca, pero el aventurero debe ser cuerdo”.

No hay interés alguno en “hacer política“. Aquí solo hay análisis, comunicación: un decodificar el quehacer político. Podría graficarse diciendo que esta labor consiste en ir desmenuzando, evaluando y definiendo el espacio donde, quienes sí estén capacitados y tengan vocación, se dediquen a ello. Por no tener clara la diferencia de roles, cualquiera pudo convertirse en Presidente, funcionario, ministro, y hasta cambiar de área como si fuera un “polirubro” del Tercer Mundo.

Sé que el desafío es grande, confío en mi perseverancia, pero también confío en los lectores que harán sus aportes, ya sea con palabras o con silencios que serán bienvenidos en todo momento.

En definitiva, estoy relanzando un medio de comunicación digital, es decir un vehículo que une, que permite la interacción entre quien está de este lado, y quienes están detrás del monitor. De ese modo, puedo decir sin equívoco, que dentro de los objetivos también esta la posibilidad de enriquecernos mutuamente, apelando siempre al respeto, tanto en el consenso como en el disenso.

Gabriela Pousa
Buenos Aires, Julio de 2012

 


Pages: 1 2